Coronavirus impacto

La industria naviera mundial espera un anuncio oficial de Beijing sobre si las vacaciones se extenderán una semana más en la batalla en curso contra el coronavirus. Esto reducirá los volúmenes de carga de los contenedores en los puertos chinos en más de 6 Mteus en el primer trimestre de 2020.

Los astilleros de Shanghái, Zhejiang, Jiangsu, Guangdong, Fujiang y Anhui sólo abrirán a partir del 10 de febrero. Esto afectará a las entregas de los nuevos buques, y contribuirá al caos que ha causado el actual frenesí de instalaciones de depuradores a los buques en servicio.

Coronavirus ralentiza actividad en astilleros

El brote del coronavirus de Wuhan, igualmente, comienza a tener un impacto sustancial en la industria marítima.La producción industrial se ve afectada, con consecuencias negativas en los puertos de salida, lo que ha provocado cancelaciones de navegaciones y que los fletadores no notifiquen las nuevas entregas en la fecha contractual más temprana.Otros problemas van desde las cancelaciones de vuelos comerciales de grandes escalas que impiden los cambios de tripulación, hasta la grave escasez de personal en muchos de los astilleros más activos de China.En muchas de las zonas más afectadas, Beijing ha instaurado una política de «quedarse en casa», ampliando los tradicionales días festivos del Año Nuevo Chino y ha ordenado a los trabajadores que amplíen su tiempo fuera del lugar de trabajo por lo menos una semana.

Peter Sand, analista jefe de mercado de envío de BIMCO, expresó que un cierre prolongado de China paralizará temporalmente los mercados de envío y afectará fuertemente las tarifas de flete.
«Cada semana que China permanezca cerrada marcará una desaceleración del crecimiento económico», dijo Sand.

Estos retrasos no sólo han afectado a las naves en proceso de conversión, sino que también han retrasado las ventanas de atención en los diques secos previstas para las naves que aguardan la instalación de los depuradores. En muchos casos, esto ha dejado a los armadores y operadores de buques con la incómoda decisión de dejar su tonelaje ocioso en China hasta que se disponga de un nuevo plazo para la instalación de los depuradores, o de enviar estos buques en otro itinerario de ida y vuelta a Europa o a las Américas. Esta última opción, por supuesto, significa que el buque tendría que realizar todo el viaje con búnkeres costosos y conformes a la Normativa IMO2020, como el LSFO o el MGO, antes de pasar finalmente a dique seco en el segundo trimestre de 2020.Esta situación, ya caótica, se ha visto acentuada por los problemas relacionados con el coronavirus. El gobierno chino ha permitido que los astilleros que no pueden entregar a tiempo los buques de nueva construcción, las reparaciones y las instalaciones de depuradores declaren «fuerza mayor», lo que significa que las penalizaciones contractuales o las compensaciones por el retraso en la entrega de los buques podrían estar «fuera de la mesa».

No obstante, las navieras siguen embarcando y desembarcando normalmente la carga en todos los puertos de China, excepto en el puerto fluvial de Wuhan, donde las operaciones se han suspendido desde que el gobierno chino cerró la ciudad el 23 de enero. Wuhan, epicentro del brote de coronavirus, manipuló 1,7 Mteus en 2019, lo que representa el 0,6% del total de la movilización portuaria china.

Una de las industrias más afectada es la automotriz: Toyota ha dicho que mantendrá sus 12 plantas en China cerradas durante al menos otra semana.

Las primeras indicaciones sugerirían que es el segmento de portador de automóviles el que tiene la mayor cantidad de pérdida a corto plazo del coronavirus. No es solo que Toyota reduzca la producción, sino que la mayoría de las principales marcas de automóviles a la vez tienen suministro de todo tipo de piezas para la industria automotriz.

El viernes Hyundai Motor de Corea del Sur suspendió todas las operaciones en su complejo gigante de Ulsan. La red de cinco plantas tiene una producción anual de 1,4 millones de vehículos.

También en Corea del Sur, Kia ha dicho que suspenderá tres plantas por un día el lunes, mientras que la unidad surcoreana del fabricante de automóviles francés Renault está considerando detener su fábrica en Busan la próxima semana, y Fiat Chrysler ha dicho que podría verse obligada a detener una. de sus fábricas europeas.

El hecho de que el coronavirus comenzó en Wuhan en la provincia de Hubei es lamentable para quienes participan en la cadena de suministro automotriz. La ciudad de 11 millones de personas a menudo ha sido descrita como el Detroit de China.

Por otro lado, el sector manufacturero expresó hoy que era muy poco probable que la mayoría de las fábricas pudieran garantizar la producción total a partir de la próxima semana debido a la falta de mano de obra.

Estamos para ayudarte!
Mesa Central: +56 02 29126300
comercial.chile@navicon.cl
http://www.navicon.cl

Recommended Posts
Bitnami